sábado, 24 de febrero de 2007

Wade aspira a conseguir la reelección en Senegal

Dakar.- Senegal es el único país del occidente africano que no ha sufrido un golpe de Estado desde que se independizó de Francia. Y parece que también las elecciones presidenciales de mañana van a ser ampliamente pacíficas. El actual presidente, Abdoulaye Wade, tiene buenas razones para confiar en su reelección.

Pese a su edad (80 años), el mandatario es considerado como un soberano, encantador y cercano al pueblo. Sus contrincantes son Idrissa Seck, su otrora delfín político de 47 años, y Ousmane Tanor Dieng, que preside el Partido Socialista que gobernó Senegal desde la independencia de Francia en 1960, dijo DPA.

Wade ha sido acusado de no cumplir con las promesas que lo llevaron al poder en 2000. Elegido por la plataforma "Sopi" (Cambio), Wade prometió crear puestos de trabajo y la modernización del sistema educativo. Pero desde que lo prometió, hordas de jóvenes desilusionados han mostrado que los cambios son pocos.

Así, uno de los mayores retos políticos en Senegal sigue siendo el altísimo número de emigrantes que tratan de llegar, en embarcaciones muy precarias, a las islas Canarias, para entrar así en Europa.

A menudo se trata de jóvenes enviados por sus familias o por sus pueblos con la esperanza de que un día puedan enviar dinero a casa. En 2006 llegaron 30.000 a las Canarias.