miércoles, 28 de febrero de 2007

Zapatero reconoce el mal servicio de Cercanías Renfe en Catalunya y espera resultados a medio plazo

El presidente señala dos causas: la "insuficiente inversión histórica" y las obras paralelas a las vías
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció hoy que el funcionamiento de Cercanías de Renfe en Barcelona "no es satisfactorio", pero se mostró convencido de que el plan de medidas puesto en marcha en noviembre dará a medio plazo "el resultado que los ciudadanos merecen".

Rodríguez Zapatero realizó estas afirmaciones en la sesión de control al Gobierno del Congreso al ser preguntado por el parlamentario de CiU Josep Duran Lleida sobre las actuaciones "urgentes" previstas por el Ejecutivo para "evitar los continuos incidentes" en los servicios de Renfe de Cercanías en la Ciudad Condal.

Duran Lleida tenía previsto preguntar a Zapatero por su valoración de la anterior sesión de control y la intervención del ministro de Justicia en la misma, en la que, según dijo, se trasmitió una imagen de "confrontación" que no es positiva, pero decidió cambiarla dados los nuevos incidentes surgidos en el servicios de Cercanías.

El jefe del Ejecutivo reconoció que el funcionamiento de Cercanías "no es satisfactorio" debido a dos "causas claras": la "insuficiente inversión histórica" y las obras de alta velocidad que se llevan a cabo en las proximidades de Barcelona, que en un importante tramo discurren paralelas a las vías.

Recordó que en noviembre de 2006 se puso en marcha un plan específico para las Cercanías que afecta tanto a las infraestructuras como a la atención a los viajeros, con el objetivo de reducir las incidencias.

Se ha incrementado en cinco millones de euros las dotaciones para el mantenimiento de la red y aumentado en 35 personas la plantilla dedicada al mantenimiento y control de la circulación. Zapatero también explicó que ha aumentado el parque de trenes y que a finales de este año todos los que circulen en hora punta lo harán en composición doble. En concreto, señaló que mañana se incorporan al parque seis nuevos trenes, otros ocho a lo largo del año y 23 en 2008.

Añadió que se ha creado una unidad de asistencia a los viajeros, compuesta por 212 auxiliares de seguridad y 455 agentes, que se ha puesto en marcha una flota de autobuses de respuesta inmediata y que se ha nombrado un responsable único dependiente del Ministerio de Fomento para coordinar las actuaciones de Adif y Renfe.

"Esperamos que en un tiempo razonable la mejoría necesaria y obligada del funcionamiento de las cercanías de Renfe en Barcelona sea una realidad", apostilló.

Se mostró convencido de que el plan "dará a medio plazo el resultado que los ciudadanos merecen y que todos esperamos, su grupo -en alusión a CiU- y, ante todo, el Gobierno de España".

Duran reclama mejor gestión

Duran Lleida precisó que la avería del pasado viernes en las Cercanías hace el número doce en lo que va de año, e insistió en que este mal funcionamiento tiene repercusiones de todos tipo, incluidas laborales, ya que muchas personas llegan tarde a sus puestos de trabajo.

Las sucesivas averías han repercutido, añadió el parlamentario de CiU, en una mayor congestión del tráfico, que se ha incrementado en un 5 por ciento. Reconoció que las inversiones ha aumentado, pero la población también ha crecido en un millón de habitantes, "con una gran afluencia de esa cifra en el área metropolitana".

Duran Lleida consideró que no se trata sólo de un problema de inversiones, sino también de gestión, por lo que pidió al Gobierno que asuma sus responsabilidades.
var capsetaanyadir=0;