viernes, 2 de marzo de 2007

Antiviolencia insta a la RFEF a que abra un expediente a los dirigentes de Betis y Sevilla

PARA DEPURAR RESPONSABILIDADES TRAS EL BOTELLAZO EN EL DERBI

La Comisión Antiviolencia instó a la Real Federación Española de Fútbol a que "abra con carácter urgente expediente" a los dirigentes del Betis y del Sevilla y acordó esperar "a recibir más información" para proponer posibles sanciones tanto al Betis como a los aficionados que causaron destrozos en el partido de Copa del 28 de febrero. Antioviolencia, convocada de forma urgente y extraordinaria para analizar los sucesos del Betis-Sevilla, suspendido en el minuto 57 cuando una botella alcanzó en la cabeza a Juande Ramos, remitió también al Comité de Competición de la RFEF un primer informe de las Fuerzas de Seguridad, que documenta "hechos relevantes" para las decisiones que pueda tomar éste.

La Comisión, que estuvo presidida por el subdirector general de Régimen Jurídico del Consejo Superior de Deportes, Ramón Barba, ya que Rafael Blanco cesó como director general de Deportes, se reunió por espacio de hora y media, con la única ausencia del representante de la RFEF, que excusó su presencia. Antiviolencia, que esperará a disponer de más datos policiales para proponer sanciones para el Betis y los aficionados en su reunión de la semana próxima, sí confirmó que la botella que alcanzó a Juande Ramos es de litro y medio, cuando las autorizadas para introducir en los campos son de medio litro, y que todavía no está identificado el autor del lanzamiento.

Al término de su reunión la Comisión hizo público un comunicado en el que "lamenta profundamente los incidentes ocurridos el pasado día 28 antes, durante y después de la celebración del Betis-Sevilla, máxime después de los esfuerzos de mediación y de las llamadas a la serenidad realizados por los estamentos deportivos y políticos y las recomendaciones directas realizadas" por la propia comisión "los responsables de ambos clubes". Antiviolencia "considera que las actitudes, manifestaciones y comportamientos de los directivos y responsables" del Betis y del Sevilla "han contribuido a incrementar el grado de crispación entre aficiones rivales y no son ajenos a los graves incidentes que se produjeron el día del partido". "Por ello, instamos a la RFEF para que, con carácter urgente, abra el correspondiente expediente para depurar las responsabilidades en que pudieran haber incurrido los dirigentes de los citados equipos", añade el texto.

Sobre los incidentes de público ocurridos en los aledaños del estadio Ruiz de Lopera, donde se quemaron contenedores y se apedreó a la ambulancia que trasladó a Juande Ramos desde el campo a un centro hospitalario, Antiviolencia "ha acordado remitir al Comité de Competición de la RFEF un primer informe elaborado por las Fuerzas de Seguridad, en el que se documentan hechos que pueden ser relevantes de cara a las decisiones que adopte el citado Comité". "Asimismo, la Comisión está a la espera de recibir más información sobre los incidentes de la jornada en cuestión y ha acordado esperar a conocer las decisiones que adopte el Comité de Competición de la RFEF para resolver en una próxima reunión las correspondientes propuestas de sanción", concluye el comunicado de Antiviolencia.