viernes, 16 de marzo de 2007

"Yahoo traicionó a mi marido", afirma la esposa de un disidente

Yu Ling es la esposa de Wang Xiaoning, un disidente condenado a 10 años de cárcel por publicar lo que pensaba a través de internet.

Según ella, Yahoo traicionó a su marido, y ahora la compañía debe pagar por ello.

El veredicto de condena se basó en parte en pruebas proporcionadas por la compañía.



"Yahoo traicionó a mi marido y lo privó de la libertad. Yahoo debe recibir una lección". Así se expresa Yu Ling, la esposa de Wang Xiaoning, un ciberdisidente chino condenado a 10 años de cárcel por unos textos en los que abogaba por un sistema democrático.

Así lo recoge la revista Wired en un escalofriante artículo que pone de manifiesto el drama que sufren las familias de los disidentes chinos que culegan sus textos en internet y que después se sienten doblemente decepcionados: por su propio Gobierno y por la compañía que facilitó sus datos.


Yu Ling se ha cansado de llorar y ha decidido pasar a la acción. Su marido fue condenado en parte con pruebas facilitadas por Yahoo, y Ling no está dispuesta a permanecer en silencio. De hecho, ha viajado a los EE. UU. para bucar un abogado y demandar al gigante Yahoo.

Aunque algunos dudan de que pueda conseguir algo, con este viaje Ling ha conseguido mostrar el rostro humano del drama que sufren a diario los disidentes chinos y de cómo éstos en algún momento han podido sentirse traicionados por las grandes compañías como yahoo, Google o Microsoft al facilitar éstas sus datos al Gobierno.


Yahoo se defiende de este tipo de acusaciones argumentando que ellos se limitan a cumplir con las leyes de cada país en el que están presentes. Además, afirma estar desarrollando un acuerdo con los países más conflictivos de forma que no se vea obligado a ceder ante las peticiones de los gobiernos.

Mientras esta situación se resuelve, Wang (al igual que muchos otros disidentes) sigue en prisión por calificar al gobierno chino como "un sistema totalitario y despótico".


Su mujer espera de la justicia que su marido sea puesto en libertad, respondiendo así a las críticas de los que la acusan de buscar una compensación económica.