lunes, 26 de febrero de 2007

Corte decide sobre genocidio

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) el máximo tribunal de Naciones Unidas, empezó a dar su veredicto en La Haya sobre si Serbia es responsable por las muertes de 200 mil personas durante la guerra con Bosnia, en la década de los '90.
Se trata del primer caso donde un Estado -y no sus líderes gubernamentales o militares- es acusado de genocidio.

Si la demanda de Bosnia resulta exitosa, Serbia deberá pagarle miles de millones de dólares en compensación.

Un portavoz de la corte indicó que la sentencia será compleja y que tomará unas dos horas para leer el dictamen.

La guerra que se llevó a cabo entre 1992 y 1995 fue desencadenada por la desintegración de la antigua Yugoslavia.

Los musulmanes bosnios y los croatas querían romper lazos con Belgrado, una posición rechazada por los serbo-bosnios.

El caso

Bosnia acusó a Serbia de planificar la limpieza étnica de bosnios musulmanes y croatas durante la guerra, argumentando que este hecho es similar al genocidio llevado a cabo por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Serbia rechaza las acusaciones de Bosnia y sostiene que las muertes fueron el resultado de una guerra civil interna.

El caso Bosnia y Herzegovina versus Serbia y Montenegro comenzó hace un año y un panel de jueces ha estado deliberando desde que terminaron las audiencias en mayo de 2006. El veredicto será vinculante.

El tribunal de crímenes de guerra en La Haya ya ha encontrado a individuos culpables de genocidio en Bosnia y ha considerado genocidio a la masacre de Srebrenica, donde murieron ocho mil personas.

La decisión judicial se produce en momentos en que Serbia aún enfrenta desafíos vinculados a la desintegración de la ex Yugoslavia.

La integración de Serbia a la Unión Europea se ha estancado tras su fracaso por entregar a sospechosos de cometer crímenes de guerra para ser enjuiciados.

Asimismo, también enfrenta conversaciones finales con la ONU en torno al futuro de Kosovo, la provincia que -pese a la oposición serbia- desea ser un estado independiente.