miércoles, 28 de febrero de 2007

El PP pide que la CNMV investigue la posible concertación de Enel y las declaraciones de Clos

El portavoz adjunto del Grupo Popular, Vicente Martínez-Pujalte, pidió hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que investigue si Enel se ha concertado con otros accionistas de Endesa para frustrar la opa de E.ON y que abra expediente al ministro de Industria, Joan Clos, por sus declaraciones de ayer.

Martínez-Pujalte, que acusó al Gobierno de interferir en empresas privadas, adelantó que su grupo pedirá la comparecencia inmediata en el Congreso de Clos y del presidente de la CNMV, Manuel Conthe.

Según el diputado popular, "en un país civilizado, con un Gobierno democrático, el señor Clos se debería haber ido ya y le debería haber abierto expediente la CNMV". El titular de Industria dijo ayer, antes de conocerse la entrada de Enel en el capital de Endesa, que la llamada solución española tenía "más probabilidades" de éxito que la opa de E.ON.

Según Martínez-Pujalte, con esas declaraciones Clos desveló que el Gobierno "estaba impulsando una operación para interferir en el mercado". El diputado popular acusó al secretario de Organización del PSOE, José Blanco, de "hacer el ridículo" por decir que las declaraciones de Clos demuestran su "buena intuición".

"El señor Blanco no se cansa de hacer el ridículo. Hoy le ha atribuido a Clos dotes de profecía", dijo. Martínez-Pujalte acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de negociar el futuro de Endesa en la reciente cumbre hispano-italiana.

"Zapatero se ha creído que España es su cortijo, que puede jugar con los intereses de los consumidores, de las familias y de los pequeños accionistas", dijo. Según el diputado del PP, la CNMV debería investigar si Enel se ha concertado con otros accionistas de Endesa para tomar el control de la compañía sin necesidad de lanzar una opa sobre el cien por cien del capital.

Además, añadió, "habría que mirar si una empresa pública italiana puede comprar empresas privatizadas". Martínez-Pujalte acusó al Gobierno de interferir en las empresas privadas y de defender "intereses particulares en contra de los intereses generales, en contra de las familias que tienen sus ahorros en las empresas, en contra de los usuarios de las empresas, y en contra de la economía". En su opinión, la entrada de Enel en Endesa perjudicará a los accionistas y se traducirá en "una nueva subida de tarifas".