martes, 27 de febrero de 2007

Francia adelanta que el "5+1" llegará a un "rápido acuerdo" sobre sanciones económicas contra Irán

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Manucher Mottaki, declaró que su país está dispuesto a negociar sobre su programa nuclear aunque "sin condiciones previas". El jefe de la diplomacia iraní denunció que "la exigencia para que Irán suspenda los procedimientos de enriquecimiento de uranio no tiene base jurídica". Las declaraciones son las primeras reacciones a la decisión del grupo "5+1" de elaborar en el Consejo de Seguridad de la ONU una nueva resolución que obligue al régimen de Teherán a suspender sus actividades atómicas. El ministro francés de Exteriores, Philippe Douste-Blazy, indicó que hay "muchas posibilidades" de que los cinco miembros más Alemania lleguen "rápidamente" a un acuerdo para imponer sanciones económicas.
Tras la reunión en Londres del "5+1", el ministro francés de Exteriores, Philippe Douste-Blazy, indicó que hay "muchas posibilidades" de que rápidamente nos podamos poner de acuerdo" sobre una "segunda resolución" con "sanciones económicas" contra Irán.

Tras calificar de éxito la reunión en Londres, el ministro francés opinó que un eventual ataque militar de EEUU contra las instalaciones nucleares iraníes "es algo que no está en absoluto de actualidad hoy". Enseguida, insistió en que la comunidad internacional está inmersa en "la negociación de una resolución sobre sanciones económicas.

Por su parte y en la primera reacción oficial iraní a la reunión en el Reino Unido, el ministro de Asuntos Exteriores, Manucher Mottaki, declaró en Teherán que su país nunca suspenderá el enriquecimiento de uranio pero que está dispuesto a negociar su programa nuclear "sin condiciones previas".

El jefe de la diplomacia iraní explicó que "la exigencia para que Irán suspenda el enriquecimiento no tiene base jurídica, y se fundamenta en una estratégica política errónea. Nunca lo haremos". También reafirmó que la República Islámica "nunca abandonará su derecho a tener tecnología nuclear para uso pacífico".

Mottaki reiteró que su país está dispuesto a ofrecer "garantías" para asegurar a la comunidad internacional sus actividades nucleares "no serán desviadas" y que Irán no producirá armas de destrucción masiva. Destacó que el programa iraní "es transparente" y se realiza "bajo la supervisión de los inspectores de la Agencia Internacional del a Energía Atómica (AIEA). No hay problemas para los inspectores viajen a Irán cuando lo deseen".
En tanto y tras reiterar que su país "ya es una de las grandes potencias nucleares del mundo", el vicepresidente iraní, Beruiz Daudi, aseguró que su país comenzará "próximamente" a utilizar la energía nuclear en la industria. Indicó que Irán ha conseguido enriquecer uranio con un porcentaje de entre tres y cinco por ciento para la producción de combustible nuclear. También reafirmó que la República Islámica seguirá adelante con el enriquecimiento de uranio, algo que, insistió, "nadie puede frenar".