viernes, 16 de febrero de 2007

Hoy se pone definitivamente en servicio el nuevo vestíbulo de la estación de Hostafrancs (L1) y entran en funcionamiento tres ascensores

Hoy se pone definitivamente en servicio el nuevo vestíbulo de la estación de metro de Hostafrancs (L1) así como tres ascensores y el encaminamiento para invidentes que adaptan la estación a personas con movilidad reducida (PMR). Esta actuación supone una notable mejora para los usuarios ya que permite pasar de una estación no adaptada y un acceso a los andenes consistente en un estrecho e incómodo pasadizo de dos metros de ancho, a la adaptación del conjunto de la estación y a un nuevo espacio accesible y diáfano de 145 m2. Por otra parte, también dentro del programa de adaptación de estaciones de metro y FGC que lleva a cabo el DPTOP, esta semana se ha adaptado la estación de Sant Andreu de l'L1. Estas dos actuaciones han comportado una inversión global de 3,45 MEUR.

Las obras efectuadas en la estación de Hostafrancs, iniciadas en el 2004 y que han tenido un coste de 2,7 MEUR, se han desarrollado en diversas fases. Ahora se ha acabado la última que incluía los acabados y la instalación de los ascensores que comunican el vestíbulo con los andenes. El conjunto de la obra ha supuesto una profunda remodelación de la estación por el lado de la calle Callao, de manera que se ha creado un nuevo vestíbulo más amplio, más cómodo y más accesible y un nuevo acceso desde esta misma calle.

Así, se ha modificado el antiguo pasadizo de dos metros de anchura para acceder a la vía que era estrecho e incómodo para los usuarios, en un nuevo espacio amplio y diáfano de unos 145 m2. El nuevo vestíbulo está situado debajo mismo de la calle de Creu Coberta y cuenta desde ahora con un ascensor que comunica con la calle de Callao, y dos ascensores de acceso a cada uno de los andenes. Dentro de las mejoras de accesibilidad, también se han colocado los encaminamientos de invidentes a lo largo del nuevo itinerario.

La actuación también ha incluido una nueva salida de peatones en la calle de Callao que, además, se ha convertido en una zona peatonal en este punto. El nuevo acceso a esta calle dispone de escaleras mecánicas de subida desde el vestíbulo y de nuevos pasos de validación para acceder a la estación, ya que se sustituyeron los tornos por puertas deslizantes.

Con el nuevo acceso por la calle de Callao, la estación ha ganado en movilidad y seguridad. Además, ha permitido urbanizar el entorno a la estación y potenciar de esta manera la vitalidad del mercado municipal ubicado justo ante este acceso.

La estación de Sant Andreu (L1), adaptada a PMR

Por otra parte, esta semana también se ha adaptado a PMR la estación de Sant Andreu de la L1. Así, se ha construido un nuevo ascensor calle-vestíbulo situado en la Plaza Orfila, de manera que éste queda integrado en el conjunto de elementos de mobiliario urbano ya existente. En más, se ha incorporado un nuevo ascensor vestíbulo-andén central, que da acceso a las vías 1 y 2. Para la construcción de este ascensor se modificaron las escaleras fijas existentes, reduciendo su anchura, y se instaló una pasarela metálica de acceso al ascensor desde el vestíbulo, de manera que el emplazamiento del ascensor permite bajar directamente al andén.

Finalmente, también se ha llevado a cabo una actuación en el andén donde se ha tenido que hacer un recrecimiento con el objetivo de facilitar el acceso al tren a personas de movilidad reducida. La actuación ha incluido la renovación del pavimento y la colocación del itinerario de invidentes. El importe de esta actuación ha sido de 0,75 MEUR.

Con la puesta en funcionamiento de estas dos estaciones, ya son 67 las que están equipadas con ascensores, 38 las que están en obras o a punto de iniciarse y 16 que están fase de redacción de proyecto. Estas actuaciones forman parte del plan de mejora de accesibilidad que lleva a cabo el Govern en el conjunto de la red de metro de Barcelona con una inversión superior a los 100 MEUR.