miércoles, 28 de febrero de 2007

Paris Hilton, invitada de honor en la ópera de Viena

  • La heredera fue mal recibida en la capital austríaca.

Paris Hilton, la famosa heredera de la cadena hotelera de su apellido, invitada de honor del empresario vienés Richard Lugner en el Baile de la Ópera de Viena, compite este año con un caballo para granjearse las simpatías del público.


El caballo blanco en cuestión tiene quince años, se llama Pascha, e intervendrá ante el público en el acto de apertura del baile, un contraste frente a la rutinaria vida del animal que tira habitualmente de una berlina para transportar turistas en el centro de Viena.


El caballo irá con zapatos de goma


Cerca del cuadrúpedo, que aparecerá con zapatos de plástico y suelas de goma para no resbalar en el parqué de la insigne casa, se situará un palafrenero con escoba y pala por si se le ocurre hacer sus menesteres, aunque el director de la Ópera de Viena, Ioan Holender, concedió que el mayor problema sería si hace aguas.


La presencia del caballo ha provocado el rechazo de los protectores de los animales, que advierten de que el équido puede espantarse ante el numeroso público congregado en la sala principal de la ópera.


La dirección de la Ópera ha respondido que ya han actuado numerosas veces caballos o burros en la escena, como por ejemplo en "L'Elisir de Amore" de Donizetti y en "Carmen" de Bizet.
Se espera que el punto culminante de la noche sea cuando aparezca Holender vestido de cochero del siglo XIX en un carruaje histórico tirado por el caballo en cuestión, del que se apeará la soprano rusa Ana Netrebko.


Netrebko interpretará a continuación un aria de "Manon" de Jules Massenet en esta escenificación y concluirá su intervención balanceándose en un columpio.


La fiesta, para cuyos preparativos se han debido suspender las actuaciones operísticas durante varios días, está concebida como festejo en honor de los artistas del "bel canto", pero también se considera el clímax de las fiestas de Carnaval para la alta sociedad local y extranjera.


La cita con este baile no es barata. Los palcos con una cabida de entre ocho y diez personas cuestan 16.000 euros, un asiento en una mesa, 150 euros, y una entrada para el espectador que quiera presenciar la inauguración en primera fila pero sin asiento, otros 55 euros.


La casa de la "Ringstrasse" espera superar este año el beneficio neto de 1,1 millones de euros de los últimos años.


Paris Hilton, invitada de honor


Entre los habituales curiosos destaca el constructor vienés Richard Lugner, popularmente conocido como "el mortero", que invita cada año a una personalidad famosa a su palco, que este año es nada menos que la estadounidense Paris Hilton, lo que no ha reducido el ya tradicional enfrentamiento entre este magnate ido a menos y Holender.


En la conferencia de prensa previa al baile, Holender ya anunció que el año próximo pretende renunciar a Lugner como donante para este evento.


Holender bromeó ante la prensa subrayando que Ana Netrebko no percibirá honorarios por su actuación en la apertura del baile y que sólo a unos pocos se les paga por hacer acto de presencia, como a los propietarios del caballo y a Paris Hilton.


La rubia estadounidense, famosa por sus excéntricas apariciones en público y sus atrevidos vídeos, ha mostrado más recato que el habitual y ha rechazado rotundamente la propuesta de un grupo de artistas vieneses para que fundiera sus nalgas en un molde de yeso con motivo de su visita al baile.


La ceremonia de apertura tendrá también un acento español con la obra "Estudiantina" de Emil Waldteufel, que tiene integrado un pasaje de jota y que será bailada por el ballet de las dos casas de óperas de Viena, la Staatsoper, donde se celebra el baile, y la Volksoper.


En el campo de lo políticamente correcto, las miles de flores que decoraban en ediciones anteriores los salones de este baile han desencadenado un debate sobre la necesidad de escoger plantas de producción ecológica y sin que hayan participado menores de edad en su cultivo.


Este año, el color predominante en los decorados e incluso en las coronas de vidrio con pedrería de la empresa Swarovski para las jóvenes debutantes en el desfile de apertura será el verde.


Como todos los años, la cadena pública de radiotelevisión austríaca ORF transmitirá en directo esta cita con el mundo de la farándula, que en ediciones pasadas atrajo también a grupos de manifestantes contra el capitalismo que mantuvieron ocupadas a unidades de la policía.