miércoles, 28 de febrero de 2007

Samuel Eto'o protagonizó ayer tarde un incidente en el 'Mini' al intentar entrar en el parking del estadio con su coche, a pesar de las restricciones

El Barça llega a Zaragoza con fe para levantar un 0-1 sin el ariete camerunés

El Barça afronta hoy su primer desafío al todo o nada del 'mes total' de la temporada, con Sevilla, Liverpool y Real Madrid en el horizonte inmediato o, lo que es igual, Copa, Liga y Champions en juego. El equipo de Frank Rijkaard encara en La Romareda la vuelta de los cuartos de la Copa con la ilusión de remontar el 0-1 que trae el Zaragoza del Camp Nou. Lo hará con el peso de los precedentes recientes en su contra; dos eliminaciones consecutivas ante el rival de hoy en la Copa. Y lo hará también sin Samuel Eto'o, quien se quedó fuera de la lista tras la magnífica reaparición que tuvo el domingo ante el Athletic, especialmente reseñable porque se trataba de su primer partido en el Estadi después de su lesión.

Rijkaard no se ve favorito

La baja del camerunés resta poder de intimidación al Barça. Rijkaard explicó la exclusión de Eto'o como una decisión consensuada con el jugador y el cuerpo médico. Al menos, la ausencia de Eto'o restará un punto de presión de la grada blanquilla tras el amago de espantada que protagonizó la pasada campaña el '9' en La Romareda por escuchar gritos racistas.

El técnico azulgrana confía en su plantel para pasar de ronda ante un rival históricamente incómodo, que ha eliminado al Barça en siete de sus últimas ocho confrontaciones coperas. Quizás por ello Rijkaard intentó ayer traspasarle toda la responsabilidad a los de Víctor Fernández. “Son favoritos y deberán demostrar ante su público que pueden aguantar esa presión”. Sugirió que “no es fácil” saberse “con un pie en la otra ronda”. Su colega zaragocista recordó después que el grande es el Barça. El desafío azulgrana es clasificarse en un estadio repleto que sueña con ver otra vez al Zaragoza en su cuarta final copera del siglo XXI y que además recupera para la cita a su gran figura, Pablo Aimar.

Para el Barça, el objetivo será casi un calco de lo que le esperará el próximo martes en Anfield, donde jugará con la misión de remontar otro tanteo adverso (1-2) frente al Liverpool si quiere seguir disputando la Champions League.

Hoy, y salvo sorpresa, Saviola y Gudjohnsen volverán a disputarse plaza en la alineación. En la expedición azulgrana que viajó ayer tarde en autocar hasta Zaragoza y que fue recibida a su llegada por numerosos aficionados no estaban, por decisión técnica, Sylvinho, Motta, Edmílson y Ezquerro. Jorquera sí viajó tras superar la gastroenteritis que le dejó fuera de la lista ante el Athletic, por lo que podría ser titular, como es habitual en la Copa. Belletti es baja, mientras Deco y Zambrotta regresan tras cumplir sanción ante el Athletic. También vuelve Márquez, que el domingo descansó.

La espina de Ronaldinho

No estará Eto'o, pero sí Ronaldinho y Messi. Picado en su orgullo se sentirá el crack brasileño, que tiene la necesidad de borrar algún mal recuerdo con el Zaragoza. No en vano fue extrañamente sustituido en el partido de Copa hace dos años en La Romareda y la temporada pasada fue expulsado en el Camp Nou ante el mismo rival y en el mismo torneo. Así que el Rey del Rey de Copas tiene ganas de saldar cuentas