viernes, 9 de marzo de 2007

Barça-Madrid, duelo con morbo

La situación que atraviesan Barça y Madrid les obliga a salir a por todas en el gran clásico entre los clásicos. En la quiniela queda descartada la ‘X’

El Barça-Madrid de este año se presenta más calentito que nunca. Después de que los dos conjuntos hayan quedado eliminados de la Champions League, cada cual tiene claro cual es la linea a seguir para hacer realidad las aspiraciones que les quedan en esta temporada. Eso sí, en esta campaña parece más que evidente que los objetivos de unos y otros son como el día y la noche.

Los hombres de Frank Rijkaard saben que una victoria ante el Madrid es vital por todo lo que ello connota. Un triunfo ante el eterno rival no sólo serían tres puntos más en la clasificación, sino que también serviría para que los azulgranas se resarciesen ante la afición tras el KO europeo.

Además podría servir para que el equipo se recuperase anímicamente de la terrible decepción sufrida en Anfield.

En lo deportivo, una victoria ante el eterno rival le permitiría al Barça colocarse al frente de la clasificación, aunque sólo sea de forma provisional, ya que el Sevilla, actual líder, no juega hasta el domingo contra el Nàstic.

Por último, una victoria en el clásico cerraría muchas bocas y ayudaría para que todos se convenciesen de que el vigente campeón de Liga es el principal candidato a revalidar su título. Además, un triunfo reforzaría al Barça como candidato a la Copa del Rey. En definitiva, el triunfo de mañana es vital para que el vestuario y la afición se crean que este Barça puede hacerse con el doblete.

UN MADRID DESAHUCIADO

El eterno rival, por su parte, viaja a Barcelona con las esperanzas de poder salir del agujero negro en el que lleva hundido toda la temporada. Una victoria ante Barça daría un poco de luz al Real Madrid, y en especial a su técnico, Fabio Capello, que sabe que de perder en el Camp Nou puede despedirse del banquillo blanco.

Por otro lado, una derrota condenaría a los merengues a renunciar definitivamente a las pocas opciones que les quedan de luchar por el título de Liga. Con lo cual, el club capitalino sumaría una temporada más sin lograr un título (...y ya van tres).

En cualquier caso, el de mañana será, más que nunca, un duelo a vida o muerte. El Barça, por calidad y por ser el vigente campeón, es el claro favorito en todas las apuestas. El Madrid tiene que conformarse con presumir de que en la ida le infligieron un 2-0 al eterno rival. Los de Rijkaard están listos para devolvérsela.