miércoles, 7 de marzo de 2007

Calderón utiliza al Madrid para sus negocios privados

La COPE denunció que el presidente aprovechó el viaje oficial a Rumanía para proponer negocios privados.
El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, se sirvió del club blanco para fomentar sus negocios privados en Rumanía, según desveló ‘La Voz de Galicia’ y corroboró anoche el programa ‘El Tirachinas’ de la Cadena COPE. El dirigente madridista aprovechó el viaje oficial del club a Rumanía, donde se enfrentó en Champions League al Steaua de Bucarest, para reunirse con diferentes miembros del gobierno rumano y proponerles un negocio privado.

Calderón fue recibido el pasado 15 de octubre por el ministro de Agricultura, Gheorge Flutur. En la recepción oficial que se hizo al presidente del Real Madrid, éste usó su cargo para ofrecer una inversión privada de 100 millones de euros a través de la empresa Rupork Producción S.L., que pertenece a dos sociedades, una de las cuales, Galagart, tiene como administradores a la mujer de Calderón, María Teresa Galán Otamendi, y su cuñado, Javier Galán Otamendi.

La empresa, según denunció anoche la Cadena COPE, se constituyó sólo un mes antes del viaje a Bucarest y veinte días después del sorteo que deparó el enfrentamiento entre Real Madrid y Steaua. Rupork Producción se registró como una sociedad limitada radicada en Madrid cuyo objto social es la “dirección, administración y producción en explotaciones agrícolas”.

El club capitalino, a través de su página web, se mostró orgulloso de que su dirigente fuese recibido por el Presidente de Rumanía, Traian Basescu, el Primer Ministro, Calin Popescu, y los priíncipes del país. Pero el canal de comunicación blanco ‘se olvidó’ de anunciar que su mandamás había usado las reuniones para plantear un negocio cuyos beneficios favorecerían a sus familiares.

El problema para Calderón es que la economía rumana no está en una coyuntura boyante y su ministro de Agricultura lo anunció como un signo de prosperidad económica. Así lo publicó la revista ministerial, que tituló la información como ‘Cerdos galácticos’ junto a una fotografía del propio Ramón Calderón.