domingo, 4 de marzo de 2007

El prototipo facilita a las farmacias la adaptación a la ordenanza de usos del paisaje

La tradicional cruz verde y parpadeando que hasta ahora identificaba las farmacias puede cambiar bien pronto. En este sentido, el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona ha elaborado una nueva propuesta de símbolo identificativo, una cruz de Malta de color rojo.

Este prototipo, que se ha presentado durante la inauguración oficial del Congreso Europeo de Oficina de Farmacia INFARMA facilita el cumplimiento de los requisitos formales que con la ordenanza de usos del paisaje serán obligatorios a partir del mayo del 2008.


Así, por ejemplo, esta propuesta no tiene efectos lumínicos, como por ejemplo el pestañeo, y tiene una intensidad lumínica adecuada a la claridad ambiental.


Los diodos luminiscentes de cinco milímetros del prototipo se encargan de graduar la intensidad de la luz en cada momento a partir de la luz ambiental. Las farmacias, en cualquier caso, no están obligadas a instalar todavía la cruz.


Con respecto a las dimensiones, la cruz no supera los 70x70 centímetros, medida máxima para las calles que hacen más de diez metros de amplitud.


Este diseño, elaborado con la implicación de las farmacias, ha buscado que sea al máximo visible para los ciudadanos y a la vez disminuir el impacto económico para las farmacias del cambio de identificador .