jueves, 1 de marzo de 2007

El RACC compensará al Barça por llevarlo en el avión del Espanyol

La directiva del FC Barcelona y los portavoces del Real Automòbil Club de Catalunya (RACC), la agencia oficial de viajes azulgrana, coincidieron ayer en calificar como un "desafortunado malentendido" la decisión de poner a disposición del Barça de básquet el avión del Espanyol con el que volaron el pasado martes a Atenas, para disputar un partido de la Euroliga de baloncesto. Las dos partes han dado por zanjado el asunto, intentando restarle trascendencia.El tema generó bastante sorpresa, al principio, y después cierto malestar entre los responsables del Barça, hasta el punto de que el RACC decidió sustituir el avión para el viaje de vuelta. El equipo azulgrana regresó en la madrugada del jueves desde Grecia en otro de los reactores que explota la compañía de vuelos chárter Girget.La agencia de viajes se plantea compensar económicamente al Barça por el error. La solución que está estudiando es la de no cobrar al club la factura del desplazamiento. Los responsables del RACC saben que el tema no ha pasado de una anécdota al afectar al equipo de baloncesto azulgrana, pero son conscientes de la trascendencia que hubiera alcanzado de haberse tratado del primer equipo de fútbol. "No creo que el de fútbol hubiera viajado", fueron algunos de los comentarios más repetidos entre los integrantes de la expedición del Barça de básquet durante el viaje de ida.

QUEJAS BLANQUIAZULES

Curiosamente el desplazamiento del baloncesto azulgrana también ha provocado quejas de aficionados del Espanyol, que llamaron a las oficinas del club de Montjuïc para quejarse porque el equipo rival ciudadano utilizara el avión del club.El aparato, en realidad, no es propiedad del Espanyol sino del Grup Tarradellas, la empresa del vicepresidente blanquiazul Sebastián Javier. El avión está decorado con el color verde de Tarradellas y tiene un escudo del Espanyol en la puerta de acceso. Sebastián Javier lo presentó el pasado enero ante los medios de comunicación como el avión del equipo españolista, aunque en realidad solo tiene preferencia de vuelo. Pero es la compañía de vuelos chárter Girget la que se encarga de rentabilizarlo.El problema surgió al estropearse el avión que suele utilizar el Barça de básquet para los desplazamientos, con una capacidad de 90 plazas. El Barça se encontró ante la disyuntiva de esperar a que lo arreglaran o utilizar el único que la compañía Girget tenía estacionado en El Prat, que es de una capacidad similar. Las dos partes dieron el visto bueno a esta última solución sin reparar en que este avión era el que utiliza el logotipo del Grup Tarradellas.