viernes, 2 de marzo de 2007

Europa campeona de la UEFA Meridian Cup.

Nueva victoria de Europa en el segundo partido de la UEFA Meridian Cup, frente a un combinado africano que mejoró respeto al primer día. Con un juego no tan vistoso y espectacular como el del partido de ida, el conjunto dirigido por Iñaki Saez derrotó por un contundente 4 a 0 al llamativo equipo africano, proclamándose, por un cómputo global de 10 a 1, campeona de la primera edición entre dos continentes de la UEFA Meridian Cup.

En una primera parte aburrida, donde las defensas se impusieron claramente a los ataques, lo único destacable fue la insistencia del jugador blaugrana Bojan Krkic, que jugando muy alejado del marco rival no pudo ver puerta con la facilidad del partido anterior. En este primer acto pudimos ver una gran mejoría táctica en los dos equipos, con una organizada África jugando al contragolpe y una Europa empeñada en finalizar las jugadas por el centro. Se echó en falta el juego por las bandas y la velocidad en la línea de creación. Un solitario gol del húngaro Nemeth, tras un mal rechace del portero Okouka, hizo rugir por primera vez las jóvenes gradas del mini-estadi, repletas de escolares con ganas de ver buen fútbol.

La segunda parte fue otra historia. Con Anita, Fischer y Aarón en el campo, tres de los destacados en el primer encuentro, el mediocampo de Europa ganó en velocidad y llegada. Manuel Fisher hizo gala de su gran olfato goleador y marcó dos auténticos goles de delantero centro, al más puro estilo torpedo Muller. La cuenta goleadora la cerró Dudás con un espléndido gol de tiro cruzado. Con una África agotada por las carreras de la primera parte, Europa controlo plácidamente el partido y pudo aumentar la diferencia, pero unas veces por exceso de individualismo y otras por falta de puntería la meta africana no encajó más goles.

El resultado global de 10 a 1 deja muy claro la gran diferencia futbolistica entre los dos continentes, más en la organización táctica y técnicas de entrenamiento que en el aspecto individual o físico. En Europa se estudia fútbol, es decir, cada partido se juega de manera diferente teniendo en cuenta los puntos débiles del rival. En África en cambio, se confía más en las individuales y la inspiración de unos jugadores que parecen más atletas que futbolistas. A nivel individual me gustaría destacar los centrocampistas europeos Vurnon Anita y Jan Hable, los extremos Aarón Ñiguez y Marko Marin y los delaneros Bojan Krkic y, el pichichi del torneo, Manuel Fischer.
Texto: Lluis Delcastillo Nos
Fotos: Agustí Pardo Rosselló