jueves, 8 de marzo de 2007

El ‘Tridente’, bajo sospecha por su mal juego y sus tensas relaciones personales

El tridente era la esperanza azulgrana en Anfield y acabó siendo la tumba. Samuel Eto’o y Lionel Messi no lanzaron en ninguna ocasión entre los tres palos y Ronaldinho lo probó en tres ocasiones (un palo y dos a las manos de Reina).

Es un pobre balance para el vigente campeón y para una delantera formada por tres de los jugadores con más renombre internacional. “Todo esto no es normal. Algo pasa ahí dentro que se me escapa”, comentaba la noche del martes un comentarista radiofónico. Así es. Algo pasa que impide que el Barça avance.

“Hay mal rollo”, certifica a este periódico uno de los jugadores con más temporadas en el club. “Hay unos egos que a veces no caben en ese vestuario. Y mira que ahora lo han ampliado”, agregaba. Las recientes declaraciones de Samuel Eto’o en contra de Ronaldinho son una evidencia de que las relaciones entre ambos no pasan por su mejor momento. Son dos de los pesos pesados del equipo que, por una razón u otra, han vivido mejores momentos. Sus prestaciones no están siendo las deseadas por ellos mismos y esto genera frustraciones y tensión.

Además, existe un cruce de intereses sobre el terreno de juego. “Ahora nadie quiere jugar en la banda”, denuncia otra de las voces autorizadas del vestuario. Ronaldinho habría confesado a sus íntimos que se siente aislado en esta zona porque recibe pocos balones con lo que prefiere jugar de falso delantero centro. Esta es la posición en la que ha jugado en Sevilla o en Zaragoza –en ambos no estaba Eto’o convocado–. El interés de Ronaldinho coincide con el de Eto’o, quien en la pasada temporada actuó intermitentemente en la banda pero ahora considera no estar aún preparado. Su estado físico todavía no es el deseable y cree poder rendir más como delantero centro que en la banda, donde la distancia hasta la portería es aún demasiada.

Lionel Messi tampoco acaba de encontrar su mejor momento de forma después de la lesión. Acepta jugar en la banda aunque es de la opinión que su rendimiento aumenta cuando actúa de mediapunta o con mayor libertad, que es como juega con Argentina o como lo hacía en las categorías inferiores. Estar pegado a la banda no es donde puede ofrecer lo mejor de sí mismo, cree. Son tres jugadores en busca de equilibrio.