miércoles, 14 de marzo de 2007

La vena culé de Robben

De pequeño veraneaba en la Costa Brava y acudía a Barcelona para visitar el Camp Nou; su madre le tiene prohibido fichar por el Madrid

Más de uno podría pensar que está escrito que Arjen Robben acabará vistiendo de azulgrana antes o después. Actualmente manejado por el FC Barcelona como posible refuerzo para la temporada 2007-08, el desequilibrante extremo del Chelsea lleva el Barça en el corazón desde pequeñito, y no es un decir: en los veranos de su infancia y adolescencia, Arjen, sus padres Hans y Marjo y su hermana Vivian establecían su residencia temporal en la Costa Brava, desde donde se desplazaban una y otra vez a Barcelona para visitar el Camp Nou y actualizar la colección de camisetas azulgrana del hijo varón. Robben padre, ahora convertido en representante del delantero holandés, asegura que el chico “siempre ha soñado con jugar en el Barça”. Y si encima trasciende que mamá le ha prohibido fichar por el Madrid porque a su Arjen no le conviene recalar en un club que antepone lo 'galáctico' al equipo, nos encontramos ante un evidente caso de pasión culé.

Cuentan que Robben, internacional 'oranje' de 23 años, tiene en el domicilio paterno un auténtico templo blaugrana, en el que guarda las elásticas que ha ido acumulando o el sinfín de fotos hechas en el Estadi. En casa de los padres de Mark van Bommel, que veraneaba con sus progenitores en el Maresme, también hay expuestos diversos 'souvenirs' de aquellos días, pero a la hora de cuantificar Arjen bate al ex '17' del Barça por goleada.


Los Robben solían tostarse al sol en L'Estartit, en la provincia de Girona. Y en el camping El Delfín Verde, de primera categoría y sito en la cercana localidad de Toroella de Montgrí, todavía hay quien recuerda al simpático clan procedente de la provincia de Groningen. Aparte, muchos devotos de Arjen acampan en el Baix Empordà para emular así a su ídolo, que ha incluido una fotografía alusiva a sus propias estancias en Catalunya en su web oficial (www.arjenrobben.com): una vez los internautas comienzan a bucear en la página, se topan con la imagen de un Robben exultante a lomos de una de esas típicas bananas hinchables tiradas por una lancha con motor fueraborda.

Por lo demás Arjen Robben es un tipo volcado con el deporte: no sólo es capaz de cubrir 100 metros con un crono de notable velocista, y encima con el balón a los pies, sino que además es todo un cerebrito cuando conduce las piezas de ajedrez. Y de niño solía hacer 12 kilómetros diarios en bicicleta para ir al colegio y siempre que podía acudía a ver en acción a Vivian, la gimnasta de una familia por lo demás muy futbolera y ligada a Johan Cruyff.


Arjen, que apoya junto a su novia Bernadien a una ONG activa en Benin, colabora con la Fundación del 'flaco', volcada con la promoción del deporte entre discapacitados, y con la Johan Cruyff Academics. Aparte, en 2003 Arjen Robben se adjudicó en Trofeo al Mejor Jugador Promesa neerlandés, apadrinado por un Cruyff que forma parte del jurado. El galardón de 2004 se lo llevó Sneijder, a quien asimismo se le relaciona con el Barça.

Sea como fuere, Arjen siempre ha tenido clarísimo qué quería. Cuando Leo Beenhakker le dijo “hola, pequeña” el día que fue con su padre a hacer una prueba en el Ajax, ambos Robben interpretaron el desliz del técnico, que se equivocó al leer su nombre mal escrito en la ficha, como un signo de arrogancia y se marcharon al PSV, su plataforma de lanzamiento al Chelsea. Los 'blues' pagaron en 2004 18 millones de euros por el atacante, que antes había 'flirteado' con el Manchester United. Al final hubo 'calabazas' para los de Old Trafford porque no respetaron el salario. Y ahora quieren que por favor pase el Barça