miércoles, 21 de marzo de 2007

Los jugadores del Barça plantan a la prensa tras el entrenamiento en La Masia

Los jugadores del Barcelona se han negado a atender a los medios de comunicación tras el entrenamiento de esta mañana como respuesta al plante que, hace una semana, efectuaron los periodistas que habitualmente cubren la actualidad del club azulgrana.

La plantilla del Barça se ha entrenado con la ausencia de los nueve jugadores convocados por sus selecciones más la del lesionado Deco, recientemente operado de un fractura en el dedo de la mano derecha. Jorquera, Valdés, Edmilson, Motta, Belletti, Sylvinho, Ezquerro, Giuly, Saviola, Gudjohnsen, Messi y Oleguer han sido los 12 futbolistas que se han ejercitado en La Masia, pero ninguno ha comparecido en rueda de prensa.

Aviso del departamento de comunicación.

A media mañana, el departamento de comunicación del club ha avisado de que, después del entrenamiento, ningún jugador atendería a los periodistas, porque los dos a quienes les tocaba hacerlo --no se han especificado nombres-- no estaban "en disposición de hablar" y el resto ya tenían planificado su día de comparecencia para esta semana.

La prensa ha reclamado la presencia del director de comunicación del FC Barcelona, Jordi Badía, quien no ha aparecido, e incluso la mediación del propio técnico de la primera plantilla, Frank Rijkaard. Sin embargo, finalmente, ningún jugador ha comparecido para hacer declaraciones.

Incumplimiento del pacto

El pasado miércoles, los periodistas que habitualmente cubren la actualidad barcelonista decidieron hacer un plante al considerar que el club ha incumplido el pacto al que llegó con la prensa después de que los jugadores azulgranas decidieran no tener contacto con la misma fuera de las zonas habilitadas para hacer entrevistas o realizar declaraciones.

Los medios de comunicación decidieron abandonar la sala de prensa cuando se les informó que, tras el entrenamiento matinal, solo el defensa Lilian Thuram saldría a responder las preguntas de los periodistas.

Un par de meses antes, el club decidió colocar, a petición de los propios jugadores, unas vallas en el corto trayecto --unos 20 metros-- que separa el campo de La Masia de la puerta de acceso al Camp Nou, con el fin de que la prensa no pudiera intercambiar impresiones con los jugadores nada más acabar el entrenamiento.

A cambio, el Barça se comprometió con los medios a que cada día comparecerían, en rueda de prensa, dos futbolistas con cierta ascendencia en el vestuario, así como a potenciar la presencia del máximo número de jugadores en la zona mixta después de los partidos.