martes, 6 de marzo de 2007

A por la remontada en Liverpool: ¡Vamos, Barça, tú puedes!

Equipo de lujo para el asalto a Anfield. La hombrada, aunque difícil, es posible. Frank Rijkaard volverá a apostar para el 3-4-3 en rombo que funcionó en la Copa.

Al FC Barcelona no le queda otra que salir al ataque esta noche en Anfield. Después del resultado cosechado en el partido de ida (1-2), las opciones del cuadro catalán sólo pasan por marcar goles. El vigente campeón defenderá la corona conquistada en París el pasado año dando la cara, de pie, jugando sin complejos y sin especulaciones. Sabe que si quiere salir del túnel en el que se metió después del partido en el Camp Nou debe arriesgar, jugar fuerte, ser valiente y, más que nunca, coherente con su filosofía de juego.

Para ello, el equipo que presentará Frank Rijkaard en el campo del Liverpool tendrá el mismo ‘dibujo’ que el que logró la remontada el pasado miércoles en Zaragoza, es decir, un 3-4-3 con ‘rombo’ en la zona ancha.

Y los protagonistas, sin duda, serán los jugadores más desequilibrantes de la plantilla. Arriba, el holandés no será rácano. Pondrá toda la dinamita que tiene: Messi, Eto’o y Ronaldinho. Un ‘tridente’ que, sobre el papel, debe mantener la llama de la esperanza encendida hasta el final. De todas formas a última hora de ayer no se descartaba la posibilidad de dejar a Messi de revulsivo final y dar entrada a Giuly para abrir más el campo. Sólo Rijkaard lo sabe, pero es una opción que no se puede descartar.

En la zona ancha, tres timoneles de lujo, tres ‘peloteros’ que interpretan el fútbol ofensivo a la perfección: Iniesta, Xavi y Deco. Por detrás, un pivote defensivo sólido y contundente, que nunca se arruga: Márquez. Y atrás, una línea defensiva de tres elementos que se caracterizan por su compromiso: Oleguer, Thuram y Puyol, el gran capitán. Todos ellos saldrán a ‘morder’, a dinamitar la moral de los delanteros locales a base de anticipación, velocidad, colocación y coraje.

El Barça, pues, dispone de las armas necesarias e idóneas para superar esta prueba de fuego. Ahora falta que los ‘detalles’ que aparecen a lo largo de los encuentros le sean favorables. El FC Barcelona es consciente de lo que se juega, aunque también sabe que la misión, de salida, es de aquellas denominadas ‘imposibles’.

En cualquier caso, las sensaciones que dejó el grupo durante el viaje y las horas previas invitan a no perder la esperanza.El equipo saldrá convencido de sus opciones, de su potencial. Sabedor de tener en su mano una llave para abrir la puerta que conduce a los cuartos de final. Puede pasar cualquier cosa, pero de lo que no hay duda es que el equipo sudará la camiseta, hará cuanto pueda. No ‘morirá’ de rodillas. La leyenda barcelonista en Europa puede agrandarse en un campo histórico. Que así sea.