sábado, 10 de marzo de 2007

Sábado, 10 de marzo de 2007 - 07:47 GMT

Un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos dice que el FBI (Oficina Federal de Investigaciones) ha usado impropiamente, y a veces ilegalmente, la ley antiterrorista conocida como Patriot Act para espiar a ciudadanos sin aprobación judicial.

El informe del inspector general del Departamento de Justicia especifica que el FBI abusó de su poder al obtener ilegal e incorrectamente registros telefónicos, financieros y otros de carácter secreto en investigaciones sobre terrorismo.

"Creemos que los usos incorrectos o ilegales que encontramos involucran serios abusos de la cartas de seguridad nacional por parte de las autoridades", dijo el viernes el inspector general, Glenn Fine.

El FBI, sin una orden de la corte, demandó y recibió registros como información de clientes por parte de compañías telefónicas, proveedores de internet, instituciones financieras y firmas de crédito al consumidor, agrega el documento.

Las cartas de seguridad nacional le permiten al FBI obligar a la difusión de información privada, sin necesitar la autorización de un juez.

El fiscal general de la Nación, Alberto Gonzáles, ordenó futuras investigaciones y elogió el informe por dejar al descubierto "problemas serios" en el uso de las cartas de seguridad nacional por parte del FBI, dijo su portavoz, Tasia Scolinos.

Por su parte, el director del FBI, Robert Mueller, describió los hallazgos de estas deficiencias como "inaceptables".

El documento, sin embargo, apunta a errores de agentes y a un pobre registro de información más que a una conducta criminal.

La organización Unión por las Libertades Civiles Americanas (ACLU, por sus siglas en inglés) se ha pronunciado sobre estos abusos y ha renovado su llamado por un rechazo al Patriot Act, que otorga a las agencias de seguridad amplios poderes para obtener información de individuos.

El Patriot Act fue aprobado por el gobierno del presidente George W. Bush luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001.