lunes, 12 de marzo de 2007

Se abre la conexión de los vestíbulos de la L1 y la L5 del intercanviador de la Sagrera

Mañana, los vestíbulos centrales de la L1 y de la L5 del intercanviador de la Sagrera quedarán definitivamente conectados por un nuevo pasillo más amplio y accesible que el anterior. Este nuevo acceso beneficiará los 36.000 usuarios que utilizan diariamente esta estación y que los últimos meses han debido hacer el transbordo entre las dos líneas por el exterior. El conjunto de obras del intercanviador, con una inversión total de 94,8 M EUR, continuará hasta el verano del 2007.

El nuevo paso entre vestíbulos, de unos 13 metros de longitud, está formado por dos pasos de 4 metros de ancho. Además, se ha adaptado la conexión a personas con movilidad reducida (PMR) por medio de una rampa que tiene una anchura de unos 2 metros. Así, el nuevo pasillo es casi 7 metros más ancho que el anterior, que era de unos 3,5 metros. De otra lado, se ha aumentado la altura, que ha pasado de los poco más de 2 metros a 2,60. La adaptación completa a PMR del intercanviador tendrá lugar en los próximos meses cuando se hayan acabado las obras de instalación de los ascensores de calle a vestíbulos y de vestíbulos a andenes.

De otra banda, mañana también se abrirá el acceso a la L5 por calle Felip II, actualmente cercado por las obras. Finalmente el acceso a la L1 por la calle Garcilaso quedará cercado entre el 19 de marzo y el 19 de abril para poder acabar las obras de arquitectura interior. Mientras dure esta actuación, los usuarios podrán acceder a la L1 por el acceso de a pie Honduras.

Balance obras

Las obras del intercanviador se iniciaron el agosto de 2004 para incrementar la capacidad y mejorar la movilidad interior ante el aumento del flujo de usuarios. Así, esta obra incluye la ampliación de los vestíbulos y del intercanviador que pasa de tener una superficie d’unos 850 m2 a una de 2.900 m2. El vestíbulo de la L1 de Garcilaso multiplica su espacio por cuatro, pasando de 260 m2 actuales a 1.150 m2 , y el de Felip II doblarà su superficie hasta llegar a los 750 m2. La actuación también incluye la sustitución del esquema de andenes existente (un andén central y dos de laterales) por un único andén central más grande. Con este andén central se gana en superficie para los usuarios y se da servicio a los dos sentidos de la circulación. Igualmente, se adaptará el conjunto del nuevo intercanviador a personas con movilidad reducida. Actualmente estas actuaciones están en la fase final de acabados de arquitectura interior y ejecución de instalaciones (conexiones, escaleras mecánicas, ascensores, etc).

Actualmente, la correspondencia entre la L1 y la L5 en la estación de Sagrera ya es la más utilizada de la red de metro de Barcelona con unos 36.000 viajeros diarios. El futuro intercanviador permitirá la conexión a los viajeros entre estas líneas y la L9. Además, se completará con el futuro alargamiento de la L4 y la construcción de una nueva estación de Adif, incluida en el Plano Director de Infraestructuras 2001-2010. Cuando lleguen estas dos líneas de metro se prevé que será utilizado por unos 110.000 viajeros diarios.