viernes, 16 de febrero de 2007

Barcelona se añade a las pocas ciudades del mundo que disponen de servicio nocturno de metro

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha anunciado que el metro funcionará todas las noches de los sábados y de las vísperas de festivos a partir del 14 de abril. La medida también afecta a los Ferrocarriles de la Generalitat urbanos, que también cubrirán el servicio las madrugadas del sábado al domingo y las vísperas de festivo.

La frecuencia de paso será de quince minutos aproximadamente, tanto en el caso del metro como en el de los ferrocarriles urbanos. La única excepción se producirá en la línea 8 de Ferrocarriles de la Generalitat, en que la frecuencia de paso será un poco inferior, de unos veinte minutos.


Esta ampliación del servicio de metro y ferrocarriles refuerza y mejora el servicio de transporte público nocturno de la ciudad que ofrece hoy en día la red de Bus Nit.


La elección del sábadoEl alcalde de Barcelona ha explicado los dos motivos por los cuales se ha escogido la noche del sábado para poner en marcha esta medida. Por un lado, el aumento de usuarios que se ha producido los sábados cuando el metro abre, según muestran estadísticas de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Por otro lado, la otra razón es la siniestralidad producida durante las madrugadas del sábado.


Así, Hereu ha dicho que se ha decidido que sean las noches de los sábados en vez de las de los viernes porque "hay más movilidad", ya que las validaciones de billetes entre las 12.00 horas de la noche y las 02.00 de la madrugada "son un 30% superiores durante el sábado por la noche".


Con respecto a la accidentalidad, Hereu ha afirmado que durante el fin de semana se producen más accidentes, el 60%, la noche de los sábados, por lo que, aparte de "mejorar la movilidad", también se espera "evitar una mayor accidentalidad el sábado por la noche".


Esta iniciativa estará en periodo de pruebas durante seis meses. Antes de que finalice este periodo se tomará una decisión sobre su continuidad. Según las previsiones del Ayuntamiento, unos diez mil usuarios podrían utilizar este servicio nocturno cada día que el metro abra por la noche.


La idea es que después de este periodo de prueba el servicio se extienda indefinidamente durante todo el año, una iniciativa que el alcalde ha calificado de "importante desde el punto de vista de la demanda ciudadana" y que responde a una "creciente movilidad la noche de los sábados".


El alcalde también ha explicado que la semana que viene el Consejo Ejecutivo de la Generalitat trasladará esta aprobación a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) de Barcelona y se hará efectivo el nuevo servicio.