lunes, 26 de febrero de 2007

El árbitro del clásico de Madrid admitió su grave error

Ibáñez sancionó, a instancias del juez de línea, un offside inexistente del colombiano Perea, del Atlético, cuando éstos ganaban por 1 a 0. En el segundo tiempo, el Real alcanzó la igualdad por intermedio del argentino Higuaín.

El árbitro del clásico madrileño entre el Atlético y el Real Madrid, disputado el sábado con empate en 1-1, reconoció haberse equivocado al anular un gol del equipo colchonero en el comienzo del partido.

"Vi las imágenes por televisión y en la jugada del gol, simplemente, nos hemos equivocado", declaró el árbitro principal del encuentro, Arturo Dauden Ibáñez. En el minuto 14, cuando el Atlético de Madrid ya ganaba por 1-0 con un gol de Fernando Torres, el juez de línea señaló una posición adelantada del colombiano Luis Amaranto Perea, que acababa de marcar. Ibáñez respetó la decisión de su auxiliar, equivocado, y anuló el el tanto.

El Real Madrid empató a los 17 minutos del segundo tiempo gracias a una buena definición del delantero argentino Gonzalo Higuaín. "En la cancha tenemos otras imágenes distintas a como se ve luego en televisión", añádió el árbitro y "lo que vemos en el campo es siempre lo que cobramos y así lo hicimos en el clásico del sábado", concluyó.