sábado, 24 de febrero de 2007

Entre Ríos: condenan a un soldado que por celos le puso una bomba al novio de su ex pareja

El joven fue sentenciado a 4 años de cárcel. En agosto de 2005, en la ciudad de Concepción del Uruguay, había colocado un explosivo casero en la vivienda del novio de su ex novia. El artefacto hirió al joven y a dos amigos, uno de los cuales perdió un ojo.

Lucía lo había dejado, ya no lo quería, pero él nunca lo superó. Fue entonces cuando el joven empezó a planear la terrible venganza que lo llevó a la cárcel. Milton Cabrera era un soldado de 21 años que estaba incorporado al Batallón de Ingenieros Blindado II (de Concepción del Uruguay) como voluntario. Por celos, puso una bomba casera en la casa del novio de su ex pareja, que estalló e hirió de gravedad a tres jóvenes.

Esta mañana, el soldado fue condenado a cuatro años de prisión por la Cámara Penal de Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos. El atentado ocurrió el 7 de agosto de 2005. Tres jóvenes que volvían de bailar, entre quienes estaba el novio de su ex pareja, fueron heridos por la explosión de una caja que encontraron frente a la casa de uno de ellos.

El hecho ocurrió en el barrio 2 de Abril de San José, en el sector noroeste, 250 kilómetros al este de Concepción, y la bomba estaba dirigida a Luciano Vega, de 19 años, quien en esos momentos estaba saliendo con Lucía, la ex novia del soldado condenado.

La bomba estalló poco antes de las 8 de la mañana. Luciano Vega, Gabriel Gaillard, de 20, y Leandro Schuck, de 18, volvían de bailar. Al llegar a la vivienda de Luciano, los chicos saludaron a un vecino de la familia Vega que tomaba mate en la calle.

Luego, agarraron una caja con una esquela dirigida a Luciano. Pero cuando la abrieron, estalló e hirió a los tres. Peritos del regimiento del Ejército concluyeron que el artefacto consistía en una mezcla casera de pólvora, alambre de púas y clavos.

Luciano, a quien iba dirigido el explosivo, fue sometido entonces a una intervención quirúrgica en una de sus piernas, luego de sufrir la rotura de los tendones y de perder parte de tejido muscular a la altura de los gemelos.

Tras el ataque los investigadores apuntaron al móvil de los celos. Según sospechaban, el ataque había sido una venganza pasional.

La novia de Luciano había recibido llamadas intimidatorias antes de que ocurriera la explosión. Lucía y Cabrera habían estado en pareja casi dos años. Después de romper con él, Lucía se puso de novia con Luciano, con quien ya llevaba tres meses.

"Con Milton quedamos en buenos términos", había dicho la joven en su declaración.

Sin embargo, luego apareció lo de las llamadas amenazantes. Y en la carta que estaba junto a la caja de la bomba dirigida a Luciano, se menciona a la chica.La noche del sábado anterior al hecho, Luciano y Lucía habían estado bailando en un boliche de Concepción. Allí, también estuvo Milton, luego de comer un asado con amigos.