lunes, 26 de febrero de 2007

Un padre apuñala reiteradamente a su hija de 10 años en Segovia

Una niña de 10 años, a la que supuestamente ha apuñalado hoy su padre en la localidad de Collado Hermoso (Segovia), se encuentra ingresada en el Hospital Clínico de Valladolid con quince heridas de arma blanca y pronóstico grave, informaron a Efe fuentes sanitarias.


De las quince lesiones que sufre la menor, tres son las consideradas más graves, dos de ellas localizadas en la mano derecha y una en el hemitórax izquierdo, precisaron dichas fuentes. La niña fue evacuada en helicóptero al centro hospitalario de Valladolid, después del suceso, ocurrido sobre las 09.15 horas en Collado Hermoso, a unos 20 kilómetros de la capital segoviana.
En concreto, la agresión se produjo en la carretera N-110 (Soria-Plasencia), cuando el supuesto autor del apuñalamiento acudió a visitar a su hija a casa de la madre de la niña y ex mujer, de la que se encontraba divorciado. Las primeras suposiciones en la investigación del suceso se centran en que la niña pudo hacer algún gesto de desaprobación por esta visita, por lo que su padre tomó posiblemente un cuchillo jamonero y la apuñaló.


Por su parte, el padre de la niña y presunto autor de su acuchillamiento, J. M. G, resultó gravemente herido después de la agresión tras empotrar el vehículo que conducía contra una casa del pueblo, según informaron a Europa Press fuentes de los bomberos.


Dicho Cuerpo fue alertado sobre las 09: 30 horas por el Servicio 112 de que en Collado Hermoso se había registrado un grave accidente, de ahí que una dotación compuesta por cinco bomberos se desplazara hasta el lugar del siniestro para tratar de rescatar al conductor del automóvil.


Se empotró contra la fachada de una casa


Una vez allí, los funcionarios observaron que un vehículo Nissan, tipo 'pick up', se encontraba empotrado en la fachada de una casa sita a la altura del número 19 de la calle Real, en la que había provocado importantes desperfectos ya que el automóvil había estado a punto de entrar casi en una de las habitaciones.


Dentro del Nissan permanecía aún atrapado el conductor, J. M. G, en un "estado lamentable", tal y como relataron a Europa Press las mismas fuentes, ya que tenía ambas piernas destrozadas. Ante ello, y una vez que los facultativos anestesiaron al lesionado, los bomberos lograron extraerle de entre el amasijo de hierros tras cuarenta minutos de duro trabajo.


La propietaria de un bar muy próximo al lugar donde el presunto agresor sufrió el accidente de tráfico relató, en declaraciones a Europa Press, que éste "parecía una persona normal, aunque después de lo que ha ocurrido no sería muy normal".


La vecina explicó que la ex esposa regenta en Collado un negocio de panadería y que el supuesto autor del acuchillamiento de la hija mayor de ambos--tienen una hija más pequeña--ya no vivía en el pueblo tras la separación y residía en una localidad próxima, de la que es natural.