viernes, 30 de marzo de 2007

Asturias se hace cargo de la tutela de un niño de 10 años que llegó a pesar 100 kilos

El Principado de Asturias ha retirado a los abuelos la guarda de un menor de 10 años que llegó a pesar 100 kilos, atendiendo a las advertencias sanitarias que habían alertado del serio problema que corría la salud del pequeño. Antes de tomar la decisión de retirar la tutela del niño, los médicos comprobaron que el muchacho no padecía ningún trastorno endocrino, sino que la situación se debía a una situación originaria por una conducta alimenticia inadecuada.

Según publica hoy el diario asturiano La Nueva España, desde que el menor se ha internado en un centro de acogida del Principado, hace ya diez meses, ya ha adelgazado unos 20 kilos y "evoluciona favorablemente".

Fuentes de la consejería de Vivienda y Bienestar Social, de la que depende el Instituto Asturiano de Atención Social a la Infancia, Familia y Adolescencia, organismo encargado del caso, han explicado, que si bien es cierto que el niño llegó a pesar 100 kilos, el peso no fue el único problema que llevó a la Administración a tomar esa decisión.

"No se puede frivolizar y hablar de que se le ha quitado la guarda por estar gordo el niño. Se trata de una cuestión de salud", han manifestado dichas fuentes, que insistieron en destacar que "los abuelos siguen manteniendo el contacto con el pequeño".

El niño seguirá en el centro de acogida del Principado "hasta que se normalice la situación" y hasta que los abuelos "entiendan los cuidados alimenticios que necesita el muchacho".