miércoles, 14 de marzo de 2007

Berlusconi pagó 20.000 euros para evitar la publicación de unas fotos de su hija borracha

  • Una red de famosos fueron víctimas del chantaje y la extorsión.
  • Organizaban fiestas con modelos dispuestas a mantener relaciones sexuales con futbolistas para fotografiarlos y chantajearlos.

Futbolistas, personas del mundo del espectáculo e incluso la hija del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, Barbara, forman parte de la larga lista de famosos que cedieron ante una red de extorsión y pagaron para que no se publicasen sus fotos, informan medios locales.

La investigación del fiscal de Potenza (Reggio Calabria) John Henry Woodcock, conocido por las pesquisas que condujeron al encarcelamiento del príncipe Víctor Manuel de Saboya (heredero del trono de Italia), llevó ayer a la detención de doce personas y a decretar nueve arrestos domiciliarios, bajo la acusación de haber creado una organización para chantajear a famosos.
Además, el fiscal acusa a los arrestados de delitos que van desde explotación de la prostitución a extorsión y también otros relacionados con el tráfico y el uso de drogas.

Entre los detenidos se encuentra el titular de una agencia de fotografía, Fabrizio Corona, y en arresto domiciliario están el agente de famosos Lele Mora y el productor de películas pornográficas Fabrizio Schicchi.

Mientras que Woodcock comenzó los interrogatorios a los detenidos, los medios de comunicación se hacen eco de la larga lista de personas del mundo del deporte y del espectáculo que, según las acusaciones de la fiscalía, cayeron en manos de la organización.

Dichos medios revelan que por el despacho de Woodcock pasó Barbara Berlusconi, quien reconoció que su padre, el ex presidente del Gobierno Silvio Berlusconi, pagó 20.000 euros a la agencia de Corona para que retirase unas fotografías en las que se la veía en evidente estado de embriaguez abrazada a un hombre.

Por el contrario, no cedió al chantaje la casa automovilística Fiat, al no pagar a Corona para evitar la publicación de una entrevista al travestí junto a quien se encontró a Lapo Elkann (nieto de Gianni Agnelli) el día en que fue hospitalizado por sobredosis.

La red de extorsión pedía 200.000 euros a Fiat para eliminar la entrevista, la cual, ante la negativa de la compañía, fue finalmente publicada en la revista Chi.

Además, aparecen como presuntos chantajeados los futbolistas italianos Francesco Totti, Alberto Gilardino y Christian Vieri, el francés David Trezeguet y el brasileño Adriano.

La red encabezada por Corona habría contactado con todos ellos para pedirles dinero a cambio de retirar del mercado fotos tomadas en fiestas o en conocidas discotecas milanesas que podrían haber tenido consecuencias negativas en sus matrimonios o noviazgos.

El fiscal del caso apunta a que esta red también se encargaba de organizar fiestas con decenas de chicas para importantes personajes y de ofrecer modelos para mantener relaciones sexuales.