sábado, 3 de marzo de 2007

Dinamarca: graves disturbios por el desalojo de un centro juvenil

Cientos de jóvenes salieron a protestar por las calles de Copenhague. La manifestación terminó con incidentes y violentos enfrentamientos con la Policía. Hay cerca de 130 detenidos. La noche anterior, otras 200 personas fueron arrestadas por disturbios similares.

Unas 130 personas, muchas de ellas alemanes, fueron detenidas anoche en Copenhague tras los graves enfrentamientos entre la Policía local y jóvenes radicales que protestaban contra el cierre y desalojo de un centro juvenil alternativo.

La protesta comenzó por la tarde como una manifestación pacífica, pero el clima fue cambiando, entrada la noche, cuando pequeños grupos de radicales, de los llamados autónomos, atacaron a los efectivos con bombas molotov, adoquines y botellas.

Los disturbios duraron varias horas. La Policía tuvo que utilizar gases lacrimógenos para disolver a los manifestantes, que habían levantado barricadas e incendiado varios vehículos.

En las cercanías del llamado "Estado Libre de Cristiania", el complejo urbano en el centro de Copenhague, que alberga una gran comuna anarquista, los manifestantes asaltaron un colegio y destrozaron su interior.

El club juvenil "Ungdomshuset" de Copenhague se encontraba ocupado ilegalmente desde 1981 y el año pasado fue vendido por el Ayuntamiento de la capital danesa a una iglesia independiente.

La noche del jueves, la Policía había detenido a otras 217 personas en la capital danesa por participar en disturbios similares. Las protestas en Copenhague se vieron acompañadas por manifestaciones de adhesión en otras ciudades europeas, principalmente en Alemania. En Berlín, el complejo arquitectónico que alberga las embajadas de Escandinavia fue protegido por un amplio dispositivo policial.