jueves, 1 de marzo de 2007

Dos aficionados, detenidos por incidentes en las inmediaciones del Sánchez Pizjuan

La policía ha retenido a dos presuntos radicales del Sevilla por provocar desorden público y atentar contra la autoridad.

Dos personas, presumiblemente aficionados radicales del Sevilla, se encuentran detenidos a raíz de los incidentes acaecidos antes y después del partido de Copa del Rey que anoche hubo de ser suspendido, según informaron fuentes policiales.


La primera detención se practicó en las inmediaciones del Sánchez Pizjuán, estadio sevillista, después de que el grupo de ultras que tenían previsto acudir al encuentro fuese dispersado al conocerse que el Real Betis no tenía una zona acotada para ubicarlos. En ese momento, un numeroso grupo de seguidores la emprendió contra el mobiliario urbano: ardieron dos docenas de contenedores y una persona resultó detenida por desórdenes públicos.


La segunda detención se produjo después del partido, cuando otro grupo de sevillistas esperaba a sus jugadores en un hotel cercano al Sánchez Pizjuán. Un aficionado se enfrentó con un agente de policía y fue detenido por atentado a la autoridad.