jueves, 1 de marzo de 2007

Embajador de EEUU en Brasil insiste en preocupación por carrera armamentista de Venezuela

El embajador de Estados Unidos en Brasilia, Clifford Sobel, afirmó que su país está preocupado con el aumento de las compras de armas por parte de Venezuela y atento al posible deterioro de la democracia en el país.

En una extensa entrevista publicada hoy por el diario Valor para detallar la agenda que los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, discutirán en su encuentro de la próxima semana en Sao Paulo, Sobel dijo desconocer si Venezuela será uno de esos asuntos, aunque manifestó las preocupaciones de Washington con respecto al país.

"Los presidentes van a decidir los asuntos sobre los cuales conversarán. El asunto importante es que estamos preocupados con el aumento de las existencias de armas y del tipo de armas que vienen siendo compradas (en Venezuela)", aseguró el diplomático.

"Nos preocupa cualquier país que aumente dramáticamente sus compras. No soy el embajador en Venezuela. No soy quien debe hablar de eso, pero evidentemente estamos preocupados con la estabilidad regional y con cualquier país que adquiera el tipo de armas que Venezuela viene adquiriendo", afirmó.

Al ser interrogado sobre si el viaje de Bush a Latinoamérica, que también incluye visitas a Uruguay, Colombia, Guatemala y México, es una estrategia para frenar la influencia en la región del presidente venezolano, Hugo Chávez, Sobel negó tal versión, aunque aclaró que, como muchos países, Estados Unidos está interesado en mantener la estabilidad en el continente.

"Estamos atentos a la posibilidad de que en Venezuela se minen las bases de la democracia; estamos preocupados en relación a las reacciones de los inversores, y no sólo en Venezuela sino en todo el continente suramericano", agregó.

"Pero el presidente Bush está concentrado en trabajar con nuestros amigos. No estamos preocupados con Venezuela. Queremos construir una agenda positiva con los países que quieran trabajar con nosotros y no usar nuestro tiempo concentrándonos en qué hacer con Venezuela", afirmó.

Agregó que Bush está interesado en dialogar con Lula sobre la estabilidad regional debido a que Brasil, como Estados Unidos, es un país que provee seguridad y no necesita de ese beneficio. Mencionó, como ejemplo, la actuación de Brasil en Haití y Timor Oriental.

"En este hemisferio trabajamos juntos en Haití. Gracias a Dios hoy no necesitamos cooperar en ningún otro país en Suramérica. Esperamos que la estabilidad y la seguridad regional en el continente permanezcan", aseguró.

Desmienten posible "Opep del etanol"

Entre los asuntos que Bush y Lula conversarán también citó los biocombustibles, la cooperación hemisférica, la propiedad hemisférica y las negociaciones multilaterales en el ámbito de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Negó, sin embargo, las versiones de que Estados Unidos y Brasil, los dos mayores productores de etanol (con 70 por ciento de la oferta), pretendan crear una OPEP para los combustibles vegetales.

"Oí esa especulación. La respuesta es no. Esperamos construir un mercado abierto para lo que creemos ser una nueva y transformadora commodity de energía", afirmó.

"Creemos que los biocombustibles son transformadores, permiten a muchos países que hoy no tienen recursos energéticos desarrollarlos y reducir la dependencia de importaciones de petróleo y de otras fuentes energéticas como gas", afirmó.

Dijo igualmente que la firma de un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Brasil no está en la agenda, aunque "siempre pensaríamos en esa posibilidad si Brasil quisiese", y que, aunque no sabe de ningún acuerdo de libre comercio en discusión con Uruguay, Bush está dispuesto a escuchar lo que los presidentes de los países que visitará quieran decir sobre comercio e inversiones.