jueves, 1 de marzo de 2007

La llave de cuartos

20.45h/C33 El Barça afronta el choque de hoy contra el Efes como el más importante del Top 16. Una victoria sobre los turcos encarrilaría la clasificación azulgrana para el playoff

El Winterthur FC Barcelona perdió por 20 puntos (102-82) hace una semana en la pista del Panathinaikos pero, paradojas del basket, el balance global de la jornada le resultó más que positivo. Y es que la sorprendente derrota en casa sufrida por el Efes Pilsen a manos del Prokom Trefl polaco (67-71) aclaró bastante el camino del equipo azulgrana hacia los cuartos de final de esta Euroliga.


Eso sí, todo pasa por que los de Dusko Ivanovic superen hoy en el Palau Blaugrana al conjunto turco, al que una derrota dejaría virtualmente sin opciones de sobrevivir al Top 16.


“Es el partido más importante que jugaremos en este Top 16”, señalaba ayer Ivanovic, perfectamente consciente de la trascendencia de ganar esta tarde. Un triunfo 'eliminaría' al Efes y dejaría a Panathinaikos –ganador ayer en Sopot (69-75)– y Barça perfectamente encaminados hacia las dos primeras plazas de grupo en este Top 16 a falta de los tres encuentros de la segunda vuelta. El Prokom Trefl, con una victoria, podría alcanzar a los azulgrana en la tabla si les gana la próxima semana en su pista pero parece muy improbable que pueda hacerlo por una diferencia superior a la lograda por el Barça en el Palau (92-73), con lo cual un hipotético desempate siempre sería para los de Ivanovic.


Pero, si el partido es importante para el Barça, todavía lo es más para el Efes, que se enfrenta prácticamente a un 'ser o no ser'. El equipo dirigido por Oktay Mahmuti sabe que, tras ser apalizado por el Panathinaikos (84-57) y cae en casa ante el Prokom, otro revés sería fatal y llega a Barcelona dispuesto a exprimir al máximo sus opciones. “Bajo las actuales circunstancias, este encuentro es crucial para nosotros”, declara el técnico del conjunto de Estambul. Por si fuera poco, el Efes no sabrá hasta el último momento si puede contar con el escolta Cenk Akyol y el base Horace Jenkins. Este último es fundamental en los esquemas de su equipo ya que absorbe mucho juego y tiene un importante papel anotador.


Con o sin ellos, el equipo turco es un rival temible. Dispone de un juego interior muy potente –Haislip, Gonlum, Prkacin y Kuqo– y un par de tiradores como Drew Nicholas y Antonio Granger que pueden amargarle la noche a cualquier rival. Además, su defensa es una de las mejores de Europa y apuestan por un ritmo de juego lento que no favorece en nada al Barça. Por ello, Ivanovic confía en que su equipo sepa adaptarse a “un partido duro, con pocos puntos y posesiones largas”. Según el técnico montenegrino, el Efes Pilsen es “un equipo que juega en general a pocos puntos y hay que estar preparados para tener paciencia”.


Paciencia para superar la buena defensa turca e inteligencia para no caer en el ritmo cansino que intentará imponer el Efes. Aparece como decisivo el control del rebote defensivo, lo que permitiría al Barça salir con velocidad, y mantener una concentración máxima desde el salto inicial. “Habrá que salir al cien por cien para conseguir la segunda victoria en el Top 16 y meter un pie y medio en la próxima ronda”, señalaba ayer Fran Vázquez, que pedía “respeto” para el conjunto turco. “Es un equipo muy fuerte”.