jueves, 29 de marzo de 2007

DURA NEGOCIACIÓN POR LA RENOVACIÓN DE IVAN POR EL ESPAÑOL

El Espanyol, tras consensuarla los máximos responsables del club, le hará llegar hoy la última oferta a De la Peña en tiempo y dinero.

El Espanyol está dando los pasos oportunos para intentar que Iván de la Peña renueve contrato. Si el mánager del centrocampista se quejaba de que tras la primera reunión con el director deportivo, Paco Herrera, no quedó claro el planteamiento del club en tiempo y dinero, ya no podrá alegar tal extremo. Desde los despachos de Montjuïc le harán llegar hoy la postura del club para que la madure con su representado y dé una contestación. A poder ser, sin dilatarse en el tiempo. Dos temporadas de contrato, con la posibilidad de extenderse a una tercera condicionada, lo que el propio Ferrer pidió en los contactos mantenidos el lunes con Herrera. Y unos emolumentos que en Montjuïc consideran acordes con los parámetros en que se mueven los mejor pagados de la plantilla. La pelota está ahora en el tejado de Iván y de Manel Ferrer, su mánager.

Dejado el asunto de la renovación de Iván en manos de Herrera, como corresponde a su cargo, de lo que sí puede estar seguro tanto el jugador como su mánager es que el respaldo a su gestión es total. De ahí que la oferta hecha sea firme, sin medias tintas. Sobre todo porque ha sido consensuada con el resto de responsables máximos de la entidad, desde el presidente, pasando por el director general ejecutivo y con el consejero responsable del área deportiva.

En el aspecto económico, según las fuentes consultadas por Mundo Deportivo, los números seguramente no son los que podían esperar Iván y su mánager, pero no hay más. Y no precisamente porque no se valore al jugador, aspecto que pueda aducir Manel Ferrer. Precisamente porque se le valora el club ha perfilado los números hasta donde le es posible. Pero debiendo ajustarse a un plan económico que obviamente marca los parámetros de fichas para la plantilla, en Montjuïc ni por Iván ni por ningún otro jugador pueden hacer excepciones.

En las conversaciones, que se están llevando a nivel telefónico, el esfuerzo que se invierte es para que Iván renueve. No se le ha puesto al jugador ni a su agente una fecha concreta para que se pronuncien. Pero sí desean que, por experiencias pasadas, el tema no se sea un culebrón. Considerán, sí, que lo prudente sería que más allá de quince días no se alargara la contestación. Entienden que Iván es un jugador apetecible para cualquier club, máxime en situación libre para negociar. Pero, aún así, la economía manda en Montjuïc. Esperan que el jugador diga 'si'.