martes, 6 de marzo de 2007

El agujero negro está en el Bernabéu

El Madrid desperdicia sus opciones en la Liga al regalar casi la mitad de los 36 puntos que ha disputado en su estadio

Fabio Capello ha entrado en la historia del Real Madrid. El italiano es el técnico que más puntos ha perdido en el Santiago Bernabéu después de 25 jornadas y va camino de superar el peor registro madridista en su campo al final de una temporada, cuyo dudoso honor ostentan John Benjamin Toshack y su sustituto Vicente del Bosque en la campaña 1999-2000.

Capello regresó al Real Madrid porque supuestamente garantizaba un título y no sólo está a punto de despedirse esta semana de todos a los que aspiraba, sino que bajo su dirección el equipo blanco colecciona récords negativos cuando juega en presencia de una afición.

El famoso ‘miedo escénico’, término acuñado por Jorge Valdano al referirse al ánimo con que los rivales afrontaban sus visitas al estadio madridista, se ha vuelto en contra de un equipo que, de la mano del técnico italiano, ha renegado de sus raíces. No sólo le ha convertido en el que menos goles ha hecho en casa en toda su historia; también le ha convertido en el más frágil. 17 puntos ha dejado escapar en 12 partidos en el Bernabéu, después de cinco victorias, cuatro empates y tres derrotas. Nunca, desde que se instauró la Liga de tres puntos, después de 25 jornadas, el Real Madrid había ofrecido tan pobre balance en su ‘coliseo’.

Lo más curioso es que, salvo el Atlético, ninguno de los rivales que se han llevado un buen botín del Bernabéu son aspirantes a nada. Todo lo contrario. Celta, Levante y Betis pelean por no descender y Villarreal y Getafe transitan sin problemas por el campeonato. Ni siquiera Toshack y Del Bosque, que dejaron que volaran 26 puntos al final de la temporada 99-00, lo habían hecho tan mal a estas alturas. Ya con el salmantino en el banquillo tras la destitución del galés en la undécima jornada, el Real Madrid había perdido 15 puntos en el Bernabéu, dos menos que el actual equipo de Capello.

Y aún puede ser peor. Al equipo merengue aún le restan por disputar siete partidos de Liga en su estadio, todos después del doble enfrentamiento ante Bayern y Barça que pueden hacer que su temporada ‘acabe’ tres meses antes. Aunque algunos de sus próximos rivales son teóricamente asequibles, como Nàstic, Osasuna, Espanyol, Deportivo y Mallorca, el conjunto blanco recibirá de forma consecutiva al Valencia (jornada 31) y Sevilla (jornada 33). El Bernabéu tiembla ya sólo de imaginar que andaluces y valencianos acaben dándole la puntilla.