domingo, 4 de marzo de 2007

El eclipse empezó a las 20:18 GMT y la Luna se sumergió totalmente en la sombra de la Tierra entre las 22:44 y las 23:58 GMT.

Durante el eclipse total, la Luna se tiñó de rojo debido a la luz que se filtraba desde la atmósfera de la Tierra hacia la superficie lunar.

El eclipse fue visible en toda Europa, Africa, América del Sur y el este de Estados Unidos y Canadá.

El Reino Unido fue uno de los afortunados que pudo disfrutar del eclipse debido a un cielo claro, privilegio que no tuvieron otros estados donde el tiempo no los ayudó.

Para Robin Scagell, de la Sociedad para una Astronomía Popular del Reino Unido, fue "uno de los mejores eclipses de Luna de Bretaña en años".

"Fue fascinante observar el grácil movimiento de la Luna hacia la sombra de la Tierra y apreciar su resplandor cobrizo", agregó Scagell.

Resplandor naranja


"Son acontecimientos hermosos", dijo Robert Massey, portavoz de la Sociedad Astronómica Real del Reino Unido.


"Tienen realmente un aire romántico porque cuando se mira hacia arriba, la Luna, que es normalmente blanca, adopta un color rojizo".

Fue completamente seguro observar el acontecimiento y no se necesitaron filtros protectores porque la Luna estuvo menos brillante que durante una luna llena normal.

"Es como si Marte estuviera de repente mil veces más cerca y como colgando allí en el cielo justo encima de usted", explicó Massey.

Los eclipses lunares ocurren cuando el Sol, la Tierra y la Luna están en una línea casi perfecta en el espacio, y la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna.

La Luna viaja por la sombra larga en forma de cono que la Tierra lanza en el espacio y la única luz solar que recibe es a través de la que se filtra desde la atmósfera de la Tierra.

La apariencia de la superficie lunar varía según la cantidad de polvo que hay en la atmósfera superior de la Tierra.

Por ejemplo, tras grandes erupciones volcánicas, la Luna aparece de un rojo intenso y casi invisible.

Considerando que no ha habido recientemente ninguna erupción grande, los astrónomos predijeron que la Luna se bañaría en una fuerte luz naranja.

'Mejor en años'

Los astrónomos profesionales también gozarán del espectáculo en lugar de preocuparse de los aspectos científicos, dijo Massey.

"No es como un eclipse solar donde usted puede ver la atmósfera exterior del sol", explicó.
"En el pasado, algunos medían cómo las diferentes partes de la Luna se enfriaban cuando la sombra de la Tierra le pasaba por encima, pero dudo que este trabajo pase mucho ahora", dijo.

El último eclipse total visible desde el Reino Unido fue en mayo de 2004, pero no pudo apreciarse por la nubosidad en el cielo.

Después del eclipse de este sábado, el próximo que será visto en Europa occidental ocurrirá el 21 de febrero de 2008.