viernes, 9 de marzo de 2007

El joven genio del ajedrez contó su historia de amor

El es un brillante ajedrecista peruano de 15 años, ella una escultural brasileña de 29. Se enamoraron en Buenos Aires y se fueron juntos a San Pablo. Pese a los esfuerzos de su familia, el chico se niega a dejar Brasil. "Ya no me acuerdo cómo se mueven las piezas", le dijo a Clarín.com.

El ajedrez es un juego de lógica, en el cual los que lo practican profesionalmente suelen tener cierta facilidad para pensar y razonar. Este es el caso de Emilio Córdova, un joven peruano que con tan sólo 15 años ya es Maestro Internacional, y está a un paso de convertirse en Gran Maestro. "El corazón tiene razones que la razón desconoce" es una frase célebre de Blas Pascal que puede explicar, en cierta forma, lo que le sucedió a Emilio, quien en su paso por Buenos Aires, donde en noviembre último participó de un Torneo Internacional, conoció y se enamoró perdidamente de Adriane, una morena brasileña de 29 años.

Ahí comenzó la odisea. Emilio debía regresar a Lima, pero optó por quedarse en Buenos Aires. Primero le dijo a su padre que quería disputar en diciembre la Copa Legislatura. Sin embargo, luego de no haber podido ganar el certamen, volvió a postergar su vuelta. Esa vez, explicó que su intención era representar a Perú en el Campeonato Panamericano Sub-16. Finalmente, Emilio se llevó dicho torneo pero enseguida encontró otro motivo para no retornar a sus tierras y volar hacia San Pablo junto a la bella morocha: el Sub-20, en el cual finalizó cuarto tras haberse preparado con el gran maestro Rafael Leitao.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2007/03/09/um/m-01377014.htm