lunes, 5 de marzo de 2007

El segundo hombre más rico del mundo busca sucesor

Warren Buffet, quien el año pasado donó la mayor parte de su fortuna a instituciones benéficas, está preocupado porque no ve quién podrá liderar sus negocios cuando él muera. Es exigente: quiere a alguien "genéticamente programado para reconocer y evitar riesgos".

Warren Buffet, la segunda persona más rica del mundo, busca sucesor. El hombre que el año pasado fue noticia al donar más de 30.000 millones de dólares a distintas fundaciones benéficas –aunque éstas recibirán el dinero tras su muerte– explicó en su carta anual a los accionistas de su empresa Berkshire Hathaway que necesita un sucesor apropiado para liderar sus negocios y que por ahora no lo tiene.


Buffet tiene 76 años y es conocido como "el Oráculo de Omaha", debido a su inteligencia e intuición para los negocios. En su tradicional carta, explicó que ya existe un reemplazante para el cargo de consejero delegado, pero no para la tarea de elegir las acciones e inversiones que deben formar parte del fondo.


La persona que era vista como el sucesor natural de Buffet es Lou Simpson, actualmente gerente de la división de inversiones de la aseguradora GEICO, filial de Berkshire Hathaway. Pero "es apenas seis años más joven que yo", señaló el magnate. "Si yo muriera pronto, él ocuparía mi lugar de manera magnífica, pero por un período muy corto", explica.


En la carta, Buffet también dice que "escoger a la persona adecuada no será fácil. No es difícil encontrar a gente inteligente, algunos de ellos con currículos verdaderamente impresionantes. Pero el éxito de largo plazo tiene que ver con algo que va más allá de la inteligencia y los resultados del corto plazo".


"Necesitamos a alguien que genéticamente esté programado para reconocer y evitar riesgos serios, incluso aquellos que nunca han ocurrido antes", agrega la carta. "Pensamiento independiente, estabilidad emocional y un profundo conocimiento del comportamiento humano e institucional es vital para el éxito a largo plazo. A través de los años he conocido a mucha gente brillante que carece de estas virtudes".