lunes, 12 de marzo de 2007

Israel se mostró abierto a un acuerdo de paz que contemple la convivencia entre un estado judío y otro palestino

La ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, admitió que es posible arribar a una coexistencia en Oriente Medio. Y destacó "elementos positivos" de la "Iniciativa Saudí". El proyecto, presentado en 2002, prevé la normalización de las relaciones una vez que el Estado hebreo complete el retiro de los territorios ocupados.

La ministra israelí de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, llamó el lunes en Washington a los países árabes a normalizar sus relaciones con Israel sin esperar al fin del conflicto entre israelíes y palestinos.

"No esperen a que llegue la paz para normalizar las relaciones con nosotros", lanzó la ministra durante una reunión del Comité Israelo-estadounidense de Asuntos Públicos en Washington, el principal grupo de presión proisraelí en Estados Unidos.

Más temprano Livni había dicho que Israel estaba cautelosamente abierto a un acuerdo de paz árabe-israelí teniendo en cuenta elementos de la llamada Iniciativa Saudí.

"Hay elementos positivos, pero algunas de sus cláusulas son contrarias al principio de dos Estados", declaró Livni a la radio pública israelí desde Washington, donde se encuentra de visita.

El plan saudí llama al mundo árabe a normalizar completamente sus relaciones con Israel a cambio de un retiro del Estado hebreo de todos los territorios árabes ocupados. También propugna un Estado palestino independiente.

La ministra israelí dijo que la iniciativa saudí incluye "dos cláusulas adicionales muy problemáticas para Israel", concernientes al derecho de los refugiados palestinos al retorno.

Una pide el retorno de los palestinos que huyeron o fueron obligados a irse en 1948; la otra descarta su residencia permanente en los Estados árabes donde se encuentran ellos o sus descendientes.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, dijo el domingo que Israel "estaba dispuesto a tomarse en serio" el plan de paz y esperaba que una cumbre árabe que se realizará en Arabia Saudita el 28 de marzo potenciara sus "elementos positivos".