sábado, 10 de marzo de 2007

La Pampa: le reducen la condena a una madre que mató a su hija porque de chica fue maltratada

Los jueces consideraron como atenuante que la joven tuvo una infancia marcada por la violencia. Y le dictaron una pena de 18 años de cárcel por el delito de homicidio calificado por el vínculo. La Fiscalía había reclamado prisión perpetua.

La justicia pampeana condenó a una joven madre a la pena de 18 años de cárcel por el delito de homicidio calificado por el vínculo, pese a que la Fiscalía había reclamado una condena de reclusión perpetua. Los jueces, al reducir la pena, consideraron que la joven tuvo una infancia marcada por la violencia.

Se trata de Roxana Elizabet Villagrán Palacios, quien provocó la muerte a su hija Nadia Villagrán Palacios, nacida el 30 de diciembre de 2005.

La pequeña, a las tres semanas de nacer, ingresó al hospital local "Lucio Molas" con lesiones graves y quemaduras, por el maltrato que habría recibido de la acusada.

Consultada al respecto por los facultativos que atendieron a la beba, que luego efectuaron la correspondiente denuncia, la joven argumentó que los golpes que presentaba se debía a que había caído de la cama y las quemaduras, eran por un descuido de ella cuando planchaba.

Pero el fiscal Mario Bongianino no le creyó y pidió la condena a prisión perpetua, por considerar que se trata de un homicidio agravado por el vínculo.

Los jueces, sin embargo, atendieron el pedido de la defensora Vanesa Ranocchia, quien planteó que la situación merecía encuadrarse en una "situación extraordinaria", debido a que la mujer sufre una pequeña discapacidad, presenta problemas psicológicos y tuvo una infancia marcada por la violencia.