sábado, 3 de marzo de 2007

Tras la renuncia forzada del obispo de Varsovia, el Papa nombró a su sucesor

Benedicto XVI designó a Kazimierz Nycz en reemplazo de Stanislaw Wielgus, quien tuvo que renunciar dos meses atrás por la polémica creada por su colaboración con los servicios secretos del anterior régimen comunista.

Tras la crisis que desató la renuncia forzada de su "candidato", el papa Benedicto XVI nombró hoy a Kazimierz Nycz como nuevo arzobispo de Varsovia, en reemplazo de Stanislaw Wielgus, quien renunció al cargo en medio de la polémica creada por su colaboración con los servicios secretos del anterior régimen comunista.

Nycz nació el 1 de febrero de 1950 en Wies y se ordenó sacerdote el 20 de mayo de 1973 por la archidiócesis de Cracovia. En 1988, fue nombrado obispo de Villa del Rey, hasta que en 2004 se convirtió en obispo de Koszalin-Kolobrzeg.

Con su nombramiento, el Vaticano intenta cerrar la crisis abierta por la dimisión de Wielgus, quien renunció apenas dos días después de haber accedido al cargo. Pese a conocer su pasado, el Papa mantuvo su decisión durante varios días. Luego, un informe de la Comisión de Historia sostuvo que la colaboración de Wielgus con la policía secreta del régimen comunista que sucumbió en 1989 fue "totalmente consciente y voluntaria".

El 7 de enero, Wielgus anunció en lágrimas su dimisión ante los centenares de fieles que llenaban la Catedral de San Juan Bautista. Algunos grupos venidos de Lublin, su ciudad natal, sede de una gran universidad de la que fue rector, comenzaron a gritar: "¡No, no! ¡Qué vergüenza! ¡Quédese con nosotros!" Doscientos feligreses, algunos llorando, hicieron una manifestación de protesta más tarde, frente a la sede del Arzobispado.